Proceso de certificación establecido en la norma UNE

Siguiendo la hoja de ruta establecida a principios de 2020, SOHISCERT ha impulsado un proceso de cambio, del protocolo de certificación de insumos bajo su pliego privado a las normas UNE

AUDITORÍA DE INSUMOS

Así, un importante número de empresas han solicitado el cambio de certificación a estas normas y ya son varios los operadores que cuentan ya con el valor añadido en sus productos, de la marca de garantía SHC.
Con la experiencia obtenida en período inicial, consideramos necesario resaltar la importancia de tener en cuenta previamente por parte de los solicitantes, sobre el proceso de certificación establecido en la norma UNE.

1. Aspectos a tener en cuenta previamente

Previo a la solicitud es importante conocer el ámbito de aplicación de las normas UNE. De este modo, el primer paso es preguntarse si los productos para los que se solicita la certificación son certificables, teniendo en cuenta que existen dos normas aplicables a las categorías de productos:

a) Norma UNE 142500 relativa a fertilizantes, enmiendas y sustratos de cultivo, en la que se incluyen:

– Productos fertilizantes del Real Decreto.
– Abonos CE.
– Sustratos, únicamente los destinados a la producción de setas.

No siendo de aplicación a:

– Coadyuvantes coformulantes, aditivos tecnológicos o excipientes que puedan formar parte de la formulación. Para estos productos, no existe una lista positiva ni negativa, por lo que se podrán emplear siempre y cuando cumplan la definición de coadyuvante, que es aquel que se emplea en la formulación, sin función agronómica, para mejorar la eficacia o características técnicas, físico-químicas.

b) Norma UNE 315500 relativa a productos para la gestión de plagas y enfermedades, en la que se incluyen:

– Productos fitosanitarios con registro nacional.
– Sustancias básicas.
No siendo de aplicación a:
– Preparados biodinámicos.
– Determinados medios de defensa fitosanitaria.
– Protectores y sinergistas y otras sustancias que forman parte de la formulación.

Además de los indicados, aquellos productos comercializados exclusivamente fuera del territorio nacional y que cumplan la legislación específica del país donde se comercializa no se acogerían a las normas UNE

2. Documentación necesaria

Una vez establecido el ámbito de aplicación y conociendo los requisitos evaluables para cada una de las normas, los interesados deberán preparar una serie de documentos que serán remitidos a SOHISCERT. Este es un aspecto importante a tener en cuenta y que permitirá detectar previamente posibles incumplimientos que afecten directamente a la viabilidad de la certificación.

– Solicitud de Certificación

Documento en formato Excel en el que se incluyen varias hojas a cumplimentar:

Hoja Control de Cambios: En la que se indica la fecha y tipo de solicitud.
Hoja Datos Generales: Información general de la instalación o instalaciones del solicitante donde se lleva a cabo la actividad: alcance de certificación, tipo de producción (eco o mixta), instalaciones, subcontratación, sistema de trazabilidad empleado, sistema de autocontrol, medidas de separación y autoevaluación de riesgos.
Hoja Productos: Información específica para cada producto (tipo, marca, materias primas, riqueza, instalaciones donde se manipula, presentación etc.).
Hoja Proveedores: Declaración de proveedores que suministran las materias primas/productos declarados en la hoja de productos.

– Compromiso de Certificación firmado
– Documentación anexa:

– Fichas técnicas de materias primas.
– Justificación de origen de cada una de las materias primas.
– Declaración de las materias primas, según requisitos establecidos en la norma para cada una de ellas (según tabla 1 de la norma UNE 142500 para el caso de los fertilizantes o anexo II del Reglamento 889/2008).
En las normas UNE se incluyen modelos de declaraciones que pueden ser empleados para dar respuesta a algunos de los requisitos establecidos.
– Diagrama de flujo del proceso de fabricación.
– Protocolo de trazabilidad.
– Autoevaluación de riesgos, acorde a las tablas incluidas en cada una de las normas.

3. Proceso de auditoría

La evaluación de insumos consiste en una auditoría in situ a las instalaciones del solicitante en las que se evalúan los requisitos, acorde al protocolo establecido en la norma UNE 66500:2017 que aplica a las entidades de certificación.
En esta auditoría se verifican los requisitos de aplicación a los proveedores mediante:

a) La validación de que el proveedor de materia prima o producto dispone de certificado bajo la norma UNE.
b) Evaluación en las instalaciones del proveedor, que será decidido en base un análisis de riesgos según requisitos de composición establecido en el anexo I del Reglamento 889/2008.
No obstante, existen una serie de productos que pueden ser evaluados en las instalaciones del solicitante:

– Sustancias básicas.
– Sustancias activas fitosanitarias con registro.
– Abonos CE.


Una vez determinadas las instalaciones en las que realizar la visita in situ, la estructura de la auditoría es la siguiente:

 

1- Reunión inicial. Se detalla el alcance de certificación y productos para los que se solicita.
2- Inspección in situ y entrevista con la/s persona/s responsable/s. Se verifican el proceso de fabricación y operaciones llevadas a cabo, así como el sistema de almacenamiento, separación, etc.
3- Verificación documental y registros. Se evalúan los diferentes puntos de control incluidos en la norma. Para dar cumplimiento a esto, durante la auditoría se debe disponer de:

– Relación actualizada de proveedores, registros oficiales de los mismos, si aplica (SANDACH, NIMA, etc.).
– Justificación de origen y especificaciones de cada una de las materias primas, no OGM, ganadería de la que procede, etc…
– Diagrama de flujo.
– Autoevaluación de riesgos documentada, justificando el nivel de riesgo, así como detallando las medidas preventivas implantadas para reducir ese riesgo, en caso que se califique como medio-alto.

Las empresas que adquieran productos elaborados en fábricas o instalaciones externa, deberán disponer de una evaluación del proveedor que incluya una evaluación de riesgo del mismo, de forma que se justifique el sistema de producción llevado a cabo de forma que le permita conocerlo y establecer las medidas preventivas de autocontrol pertinentes.


– Sistema de autocontrol. Boletines analíticos acordes al Real Decreto de Fertilizantes, así como aquellos establecidos para el control de la producción ecológica (multirresiduos, fosfonatos, percloratos, como se establece en la norma UNE 66500).
– Trazabilidad que permita justificar llegar a las entradas de producto a partir de las ventas realizadas y viceversa, así como disponer de control de entradas, almacenamiento y salidas que permitan llevar a cabo un balance en un período determinado.

4- Toma de muestra acorde a la norma UNE 66500 (análisis multirresiduos, fosfonatos, percloratos, metales pesados, según tipo de producto).
Por tanto, durante la auditoría se debe disponer de stock de producto para poder llevar a cabo la misma.
5- Preparación de las conclusiones de auditoría.
6- Reunión final, en la que se detallan incumplimientos detectados y en la cual el operador puede definir unas acciones correctivas.
Posteriormente, el operador dispone de 30 días (auditorías iniciales) para aportar acciones correctivas y evidencias de la implantación.

4. Toma de decisión

Aportadas las acciones correctivas, el auditor procede a su evaluación y cierre del informe final para que este sea revisado por el revisor y presentado a la Comisión de Certificación para la toma de decisión final.
Los insumos que obtengan la certificación con base en estas normas, se podrán identificar con el sello SHC de Insumos UNE:
La marca SHC sólo podrá emplearse para aquellos productos y marcas comerciales a las que se ha concedido la licencia de uso y dispongan de certificado en vigor. Además, pueden añadirse las indicaciones siguientes según el caso:


“Apto para uso en agricultura ecológica conforme a la Norma UNE 142500:3017 – Insumos utilizables en la producción vegetal ecológica. Fertilizantes, enmiendas y sustratos de cultivo”.
“Apto para uso en agricultura ecológica conforme a la Norma UNE 315500:2017 “Insumos utilizables en la producción vegetal ecológica. Productos para la gestión de plagas y enfermedades”.

5. Ámbito de aplicación


España es el primer Estado Miembro que ha elaborado y está aplicando unas normas comunes para las diferentes Entidades de Certificación y que permiten uniformizar los criterios de evaluación aplicados, convirtiéndose en pionera en la certificación de insumos para agricultura ecológica.
A pesar de ser una certificación UNE, el ámbito de aplicación no es exclusivamente nacional. Las normas UNE se basan en los requisitos establecidos en los anexos I y II del Reglamento Europeo de Producción Ecológica 889/2008. De este modo, la certificación emitida tendrá validez en los diferentes Estados Miembros de la Unión Europea, al igual que sucedía con la certificación privada de insumos hasta la fecha.

6. Plazo para realizar la solicitud de certificación


La solicitud de certificación se puede realizar en cualquier momento, atendiendo a la documentación y requisitos indicados. Toda la documentación de referencia y las normas UNE se encuentran disponibles en el siguiente enlace:

https://sohiscert.com/insumos-para-produccion-ecologica/

SOHISCERT apuesta por la evolución en la certificación de insumos para agricultura ecológica y por la diferenciación en un mercado cada vez más competitivo como es el de los insumos para agricultura ecológica, con el fin de aportar la máxima garantía y calidad a su servicio de certificación.

//]]>