Koppert invierte 10 millones en su planta de Águilas para atender la creciente demanda de control biológico

Koppert: Se amplían las áreas de producción de enemigos naturales y de logística para seguir ofreciendo la calidad más alta del mercado

La localidad murciana de Águilas alberga desde este año la planta de producción de enemigos naturales más importante de Koppert Biological Systems en el sur de Europa. Gracias a una inversión de 10 millones de euros, la biofábrica de Águilas se ha beneficiado de una ambiciosa ampliación y modernización de sus instalaciones para convertirse actualmente en uno de los puntos estratégicos que Koppert tiene alrededor del mundo para atender sus necesidades globales de producción y de logística.
Las mejoras realizadas ofrecen beneficios directos a los clientes de Koppert, ya que se reducen los tiempos de entrega y se garantiza la máxima frescura cuando los enemigos naturales llegan a su destino final. Además, las nuevas infraestructuras brindan más capacidad en el volumen de expedición para atender la creciente demanda de productos para el control biológico de plagas y enfermedades. “Nuestro principal objetivo es conseguir siempre la satisfacción de nuestros clientes y seguir siendo la empresa líder del mercado en calidad, tanto en control biológico para invernadero como para los cultivos al aire libre”, según Boaz Oosthoek, Director Comercial de Koppert en España.

Técnicos de Koppert muestran la zona de producción de enemigos naturales
Técnicos de Koppert muestran la zona de producción de enemigos naturales

 
Más control biológico


La creciente demanda de control biológico de plagas, tanto en España como en el resto del mundo, ha motivado que se lleve a cabo esta importante inversión con el objetivo de atender un mercado que está en constante crecimiento. Las obras de ampliación han permitido aumentar significativamente la capacidad de producción de enemigos naturales tras la construcción de varios módulos de invernaderos de última generación y la mejora técnica de los ya existentes.

En total, el área de producción cuenta actualmente con 5 hectáreas donde se lleva a cabo la producción de los siguientes enemigos naturales:

1.   Encarsia formosa, avispa parásita para el control de mosca blanca con el nombre comercial de En-Strip.
2.   Phytoseiulus persimilis, ácaro depredador para el control de araña roja con el nombre comercial de Spidex.
3.   Nesidiocoris tenuis, chinche depredador para el control de mosca blanca, trips, araña roja, pulgón, polilla del tomate y minador de las hojas, con el nombre comercial de Nesibug.
4.   Aphytis melinus, parasitoide muy importante en cítricos para controlar plagas como piojo rojo de California o piojo blanco del limonero, entre otras. Se comercializa con el nombre de Aphytis.
5.   Aphidoletes aphydimiza, se usa para el control de pulgón. Se comercializa con el nombre de Aphidend.
6.   Aphidius ervi, es una avispa parásita que se usa para el control de pulgón y que se ofrece en varias presentaciones comerciales, como Ervipar, Ervibank o Aphiscout.

Envíos a todo el mundo


Por otra parte, se ha ampliado el área de logística para separar la zonas de expedición nacional e internacional. Los envíos con destino a España cuentan ahora con más de 2.000 metros cuadrados de superficie, mientras que los envíos internacionales se atienden en un almacén de 1.000 metros cuadrados. Con dicha actuación en el área de logística, se optimiza al máximo la gestión de stock y de pedidos, con el objetivo de reducir los tiempos de entrega y mantener el elevado estándar de calidad que ha convertido a Koppert en el líder del mercado.
El desdoblamiento del área de logística también repercute positivamente en garantizar en todo momento la trazabilidad de cada envío, un aspecto fundamental para Koppert. “No podemos olvidar que comercializamos seres vivos, para nosotros es imprescindible poder realizar un seguimiento constante de cada envío para asegurarnos de que en todas las etapas hasta llegar a destino el producto se mantiene en las mejores condiciones de conservación”, según José Sáez, Director de Producción de la planta de Águilas.
Desde Águilas se distribuyen enemigos naturales a todo el mundo. Entre los principales destinos se encuentran países de todo el arco mediterráneo, Corea, Japón, África, países árabes, Europa y Estados Unidos, entre otros.

Directivos de koppert frente a las nuevas instalaciones
Directivos de Koppert frente a las nuevas instalaciones de la compañía en Águilas

Koppert crece


La ampliación y mejora de la planta de Águilas pone de manifiesto la importancia que España tiene para Koppert Biological Systems. El mercado español ya supone el 20% de la facturación anual de Koppert Biological Systems en toda Europa y la tendencia para los próximos años pasa por seguir creciendo en cuota de mercado, gracias a la consolidación del control biológico en cultivos de invernadero y a la implantación del control biológico en los cultivos extensivos al aire libre.
“Cada vez hay menos herramientas químicas disponibles para controlar las plagas y los agricultores necesitan nuestra ayuda para seguir produciendo. El control biológico es la única opción de control de plagas que no genera resistencias en las plagas, así que nuestros enemigos naturales y nuestros microorganismos están ayudando a los agricultores a seguir produciendo de forma sostenible, con total respeto al medio ambiente y sin dejar residuos”, indica Boaz Oosthoek, Director Comercial de Koppert España.
Debido a la creciente demanda de control biológico de plagas en la agricultura, Koppert España mantiene una tendencia de crecimiento constante en volumen de facturación anual y de generación de empleo durante los últimos cinco años. Prueba de ello es que la facturación anual ha pasado de 15,7 millones de euros en 2014 a 26,3 millones de euros en 2019. En el mismo periodo se ha duplicado el número de trabajadores en plantilla, hasta superar la cifra de 150 empleados al inicio de este año 2020.

//]]>