BASF entra en el mercado de las semillas de girasol

BASF ha firmado un acuerdo de distribución con una compañía de semillas de girasol líder en Europa
Su portafolio de soluciones para los productores de girasol se amplía en todo el mercado europeo
Los primeros lanzamientos se prevén en 2020

Limburgerhof, Alemania – El girasol es un cultivo importante y en rápida expansión, sobre todo en Europa, región que cuenta con el mayor mercado de girasol a nivel mundial, valorado en 1.300 millones de €. Para acceder al mercado de las semillas de girasol y así complementar su oferta BASF ha firmado un acuerdo de distribución con Euralis Semillas. El objetivo es valorar y comercializar nuevos híbridos de girasol actualmente en fase de desarrollo, ofreciendo así a los productores de toda Europa un portafolio de soluciones todavía más completo para su cultivo. Entre estos híbridos se incluye la tecnología Clearfield® Plus de BASF, que combina variedades de última generación con excelentes productos para la protección del cultivo. Los primeros lanzamientos de híbridos de girasol en el mercado se esperan para el 2020.

“El girasol es un cultivo clave en Europa. Gracias a sus muchos beneficios para la salud, el girasol desempeña un papel importante en la dieta moderna. Además, es una pieza fundamental en la rotación de cultivos. Gracias a este acuerdo seguimos invirtiendo en nuestro negocio de semillas y de variedades para convertirnos en un socio todavía más importante para nuestros clientes”, comenta Livio Tedeschi, Vicepresidente de la División de Protección de Cultivos de BASF para Europa, Oriente Medio, África y CIS.

Euralis Semillas, socio de BASF en este acuerdo, es una empresa de semillas líder, que desarrolla uno de los mejores programas de investigación sobre girasol del mundo. A parte del acuerdo de distribución con BASF Euralis además seguirá distribuyendo su cartera de variedades bajo su marca.

Sobre la División de Protección de Cultivos de BASF

Con una población mundial en constante y rápido crecimiento, el planeta depende cada vez más de nuestra capacidad de hacer agricultura de forma sostenible y de mantener sano el medio ambiente. La División de Protección de Cultivos de BASF trabaja con agricultores, profesionales del sector agrícola, expertos en control de plagas y otros para que esto se haga realidad. Por esta razón BASF invierte fuertemente en I+D y en una amplia cartera de productos, que incluye semillas, protección de cultivos química y biológica, gestión del suelo, sanidad vegetal, control de plagas y soluciones digitales para la agricultura. Gracias a equipos altamente profesionales trabajando tanto en laboratorio como en campo, en las oficinas, así como en la producción, BASF es capaz de conectar conceptos innovadores con acciones concretas para dar forma a ideas que tengan aplicación y éxito reales – para los agricultores, la sociedad y el planeta. En 2018 la División de Protección de Cultivos de BASF generó un volumen de negocio de 6.200 millones de €. 

//]]>