Agricultura sostenible, un reto de todos

La asociación apuesta firmemente por participar en todos los foros nacionales y europeos en donde se debatan temas agrícolas para contribuir, con la experiencia de sus treinta y tres asociados, en el beneficio de un sector importantísimo como es el de la producción agrícola.

Entre las diversas acciones que AEFA está emprendiendo para la progresión de la asociación, se han nombrado a las personas que asistirán, en su representación, al CIRCA Fertilizantes en Bruselas.

CIRCA (Communication & Information Resource Centre Administrator) es un conjunto de grupos de trabajo para diferentes actividades, también en la agricultura, en los que se debaten las ideas aportadas por los actores del sector en cuestión.

Los responsables de representar a AEFA en la primera fase son Carlos Solans para el grupo de trabajo: ESTRUCTURA GLOBAL DE LA PROPUESTA. Enric Bonet para el grupo de trabajo: NUTRIENTES, COMPOSICIÓN DEL PRODUCTO Y EFICACIA AGRONÓMICA. Rafael Gómez para el grupo de trabajo: CONTAMINANTES HIGIENE Y OTROS RIESGOS y Rafael Gómez para el grupo de trabajo: ETIQUETADO, APLICACIÓN Y CONTROL.

La función esencial de la agricultura es proveer de alimentos a una población creciente. Según la FAO, más del 8 % de la población mundial está por debajo del umbral de la desnutrición. El Balance Nutricional es más que precario a nivel mundial y ese déficit tiende a acrecentarse a pesar de un serio incremento de la Productividad agrícola. Por tanto, está claro que la agricultura moderna tiene que mantener e incluso incrementar la productividad.

No obstante, hay claros indicios como la progresiva desertización, la disminución y contaminación de los recursos hídricos, el cambio climático y el efecto invernado que han encendido luces de alarma ,creando unas exigencias que pasan necesariamente por una mejor gestión de los recursos naturales y una “minimización” de los impactos medioambientales en el agro.

La implementación de sistemas de riego más “economicistas” (goteo, exudación), el empleo de sistemas más ajustados y precisos a la hora de aportar nutrientes (fertirrigación), el uso de los productos más adecuados y menos agresivos para controlar plagas y enfermedades, así como el empleo de bioestimulantes y fitofortificantes, el cuidado de la estructura del suelo y de la cubierta vegetal son hoy exigencias que el agricultor que es al mismo tiempo gestor del Medioambiente no puede ni debe ignorar.

Las empresas asociadas a AEFA son plenamente conscientes de que el futuro de sus actividades pasa necesariamente por un respeto real y constante de esas exigencias medioambientales, condición “sine qua non” de una agricultura productiva, rentable pero necesariamente sostenible.

Ese “código de sostenibilidad” comprende tanto la política de diseño y fabricación de los productos como la forma de utilizarlos y el asesoramiento en unas prácticas agrícolas adecuadas.

El claro liderazgo de las empresas de AEFA en la hortofruticultura tanto a escala nacional como en países del arco mediterráneo y de Iberoamérica es una prueba concreta del compromiso adquirido en materia de sostenibilidad, respeto al medioambiente y muy especial atención a la buena gestión de los recursos naturales.

Es esa agricultura tecnificada y razonada la que puede permitir producir alimentos de calidad en cantidad suficiente pero también transferir tecnología para que los países en vías de desarrollo puedan a su vez alimentar a una población creciente, crear puestos de trabajo e integrar a nivel de sus respectivos países riqueza y valor añadido.

No es un reto baladí y esperamos que tanto las administraciones nacionales como la Unión Europea nos apoyen a través de una reglamentación ágil y de unas políticas adecuadas.

//]]>